La esclavitud moderna de los subcontratistas

Benkos_BiohoDurante el pasado verano, un grupo de jamaiquinos participantes de un programa de trabajo temporero para inmigrantes organizaron dos protestas tipo “walk-off” en los hoteles de lujo del estado donde laboraban como personal de limpieza. Los obreros había tomado dinero prestado para pagar las cuotas de reclutamiento de $2.000 a $2,500, contando con promesas de trabajo a tiempo completo y buena vivienda. No obstante, una vez en Estados Unidos, la empresa contratista colocó hasta 15 personas en apartamentos de dos dormitorios sin amueblar, por los cuales cobró alquiler de tanto como $5.000 por mes.  Cargos extras tales como $70 para una camiseta “uniforme” redujeron la ganancia de los trabajadores dramáticamente, pero el insulto final fue que sus cheques rebotaran repetidamente.

Ir al artículo

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s